Pon un “pifiómetro” en tu empresa

¿No has pensado nunca “cometo muy pocos errores, podría hacerlo mejor”?

¿No?

¿En serio? No será que tienes miedo, ¿verdad?

Si no cometes errores es que algo estás haciendo mal, ¡qué error no cometerlos! Y de los grandes. No te preocupes, nos pasa a todos. En algún momento u otro, todos hemos intentado a toda costa no cometer ningún error. Este ha sido nuestro gran error. Y es que de peques siempre que cometíamos uno la señu nos castigaba o nos suspendía, y luego llegábamos a casa y nuestros padres nos regañaban. Erróneamente nos enseñaron que cometer errores es un error.

Y, ¿sabes qué? No nos hicieron ningún bien. Ni a ti ni a nadie. Nos enseñaron que fracasar es malo y que acertar es bueno. O peor, nos enseñaron a no arriesgar. Porque si nunca has cometido un error, nunca has sido valiente y, por lo tanto, nunca, nunca has ganado.

¿Te imaginas un equipo de fútbol que siempre saliera al campo a empatar? Que pusiera todos los jugadores en la defensa y que se olvidara de la delantera, de meter goles… ¡Qué rollo de partido! Ni los propios jugadores querrían jugarlo.

¿Cómo se cometen errores?

Supongo que, a estas alturas del post, ya te debes imaginar de qué te hablamos: muchos de nosotros seguimos siendo ese niño asustadizo, callado, que nunca levantaba la mano en clase por miedo a equivocarse.

Esto no va de que reflexionemos sobre de qué va el error y luego nos quedemos contentos de brazos cruzados. ¡Esto va de cagarla! ¡De cagarla muy, muy gorda! Si no te entran sudores fríos es que no la has pifiado del todo, puedes superarte.

Estamos cansados de ver las típicas frases de “like en Facebook” sobre lo mucho que nos hacen crecer los errores, pero que luego no tengamos el valor de cometer ni uno.

¡Pon un “pifiómetro” en tu empresa!

 Nosotros ya lo hemos hecho. Hemos decidido pasar del dicho al hecho y pifiarla a lo grande. Sabemos que el error es una fuente de crecimiento inigualable y no pensamos quedarnos con los brazos cruzados viendo como los demás la pifian y crecen, la pifian y crecen, la pifian y crecer…

 ¡Queremos ser los profesionales con más experiencia del nuestro sector! ¡Los que más la han pifiado de lo lindo!

Hemos puesto un “pifiómetro” en nuestras oficinas. Si no te lo crees te invitamos a venir y a verlo con tus mismos ojos.

Cada miembro de nuestro equipo, por lo menos, deberá cometer cinco cagadas gordas antes de que acabe el año. Si no lo conseguimos, podremos considerar que hemos fracasado. Habremos cometido el peor error de todos. Obviamente, el ganador, el que más la pifie, tendrá premio. ¡Ya está bien de que solo reciban elogios los que solo cometen el error de no cometer errores!

Pon un “pifiómetro” en tu empresa
Rating 4.4/5 -