Claves para mantener la motivación

Normalmente, cuando empezamos nuevos retos y aventuras estamos ultra motivados y predispuestos a superar todo lo que nos echen. Pero, a medida que pasa el tiempo y que vamos desgastándonos mientras superamos obstáculos, la motivación se desvanece como lágrimas en la lluvia.

Hemos confeccionado una lista de cosas que debes tener en cuenta para mantenerte a tope, siempre dispuesto, con una motivación de acero, capaz de destruir hasta la caja negra de un avión. Una supermotivación a prueba de kryptonitas.

1. Ve el vaso medio lleno siempre

¡Aunque no lo esté! Está demostrado que las personas pesimistas son mucho más realistas, pero que las optimistas consiguen mejor sus metas. Eso se debe a que las segundas están dispuestas a jugársela, a asumir riesgos y a buscar soluciones.

2. Di adiós a la modestia

Muchas veces confundimos humildad con modestia. Nosotros preferimos que seas humilde a que seas modesto, porque el modesto esconde sus virtudes, mientras que el humilde las acepta, aunque no hace alarde de ellas. Reconocerte a ti mismo que vales te animará a seguir.

3. Espejito, espejito…

Antes de salir de casa por las mañanas, mírate al espejo y dedícate un “guap@, tú sí que sabes”. Dedícate unos cuantos piropos, mírate, tú eres tu herramienta, no te busques defectos que no puedas mejorar, no te lo mereces.

4. Si no quiere polvo…

…no vayas a la era. De hecho, no salgas de casa, no te muevas de tu cama. Si no quieres tener problemas, no hagas nada de nada. Por lo tanto, si no eres un “calienta sillas” no te quejes cuando los problemas llaman a tu puerta.

5. ¿Sabes cómo puedes comerte un elefante?

¡Por partes! Divide tu objetivo por tareas asequibles. Si te pones metas muy elevadas, es posible que te desgastes y te frustres, centra tu foco en cosas que puedas conseguir de forma realista.

6. Date tregua, no te metas mucha caña

No te presiones. Trabaja a un ritmo bueno, pero no intentes siempre trabajar con demasiada leña en el fuego. Piensa que eres un cocinero y domina los fogones, cuando tienes que cocinar a fuego lento y a fuego rápido.

7. ¿Quién dijo error?

¿Recuerdas la mítica frase “quien tiene boca se equivoca”? Pues no hace falta que te digamos mucho más… ¡Actúa en consecuencia!

8. Come de forma adecuada

No te estamos pidiendo que hagas dieta, ni que te obsesiones. Pero el trabajo, ya sea físico o mental, requiere un esfuerzo. Come alimentos que te vayan bien. Y al mediodía no comas copiosamente.

9. Planificar tu día es sinónimo de conocerse a uno mismo

Dicen que no es bueno dejar para mañana lo que puedas hacer hoy. Pero dentro de lo que puedas hacer hoy, hay cosas que es mejor que hagas por la mañana y cosas por la tarde. Tú te conoces, sabes tus ritmos y manías, conoces tus estados de ánimo según la hora del día: organízate para que tus estados de ánimo jueguen a tu favor.

10. ¿Sabes que hay más importante que el trabajo?

Tú y tu vida. Dedícate tiempo para ti, para tus aficiones. Despejarte viviendo la vida es la mejor manera de recuperar energías para volver a la carga. No seas de los que nunca desconecta o, mejor dicho, que desconecta totalmente de su vida que no sea laboral. ¡Solo se vive una vez!

11. Siempre hay personas que serán mejor que tú en algo

Eso quiere decir que tú no puedes con todo, probablemente. Aprende a delegar o a pedir consejo a tus compañeros. Las personas que creen que lo saben todo o nunca preguntan, nuca prosperan.

12. La suerte existe

Okey, lo estás haciendo genial. Todo va de fábula y el mundo es maravilloso, hasta que por cuestiones externas todo se puede torcer y lo que antes iba bien, sin que sea culpa nuestra, puede ir mal. Ser consciente de ello te ayudará a no desanimarte cuando todo lo haces bien, pero no obtienes los resultados deseados. Recuerda, como decía Buda, “ni Dios es capaz de hacer que llueva eternamente”. 

 

Claves para mantener la motivación
Rating 4.7/5 -