Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/37/d785877120/htdocs/psicoac.com/libraries/cms/application/cms.php on line 464
Confundir los medios con el fin

Confundir los medios con el fin

 

Si eres un fiel seguidor de este humilde blog, sabrás que en PSICOAC nos gusta hacerte pensar. No creemos en las recetas ni en los prejuicios, nos gusta invitarte a reflexionar y que tú mismo saques tus propias conclusiones. En el caso de hoy, nos gustaría que meditases sobre el “para qué” y “por qué” haces las cosas.

¿Lo has parado a pensar detenidamente? ¿Por qué haces lo qué haces? Te levantas por la mañana, te aseas, te vistes, te tomas el desayuno de los campeones y te vas a trabajar, pero exactamente ¿a hacer qué?

Las respuestas pueden ser varias:

  •          Tengo que acabar unos informes.
  •          Debo escribir un post para el blog de PSICOAC.
  •          Tengo que hacer una reunión.
  •          Debo analizar unas cuentas de resultados.
  •          Tengo que visitar a un par de clientes.

Etcétera, etcétera, etcétera… no seguimos porque la lista de quehaceres puede ser infinita. Al cabo del día, incluso del año, podemos afirmar que hacemos más de un millón de cosas, desde las más nimias e irrelevantes, como puede ser dormir, hasta las más importantes como casarnos o tener hijos.

¡Rebobinemos!

Okey, quizás te estemos liando un poco. Tal vez, si te contamos de donde nació esta reflexión puedas descubrir qué tratamos de comunicarte.

Hace poco, un miembro de nuestro equipo asistió en vivo y en directo a la conversación entre un padre y un hijo:

- Papá, quiero un boli nuevo.

- Tienes muchos bolis

El niño insistió:

- Pero es que yo quiero un boli nuevo

El padre hacía oídos sordos a las peticiones de su hijo, que seguía erre que erre:

- Quiero un boli, papá… ¡lo necesito!

Finalmente, el padre respondió:

- Jorge, ¿para qué quieres un boli nuevo?

- Quiero dibujar.

- ¿Y qué te lo impide? Si quieres dibujar, dibuja. No necesitas un boli nuevo, necesitas dibujar.

El niño se quedó pasmado, mirando a su padre, al cabo de unos segundos se dio la vuelta y se puso a dibujar con sus bolis y rotuladores.

¡Volvamos al presente!

Concretamente a tu presente. Imagínate que eres ese niño que tiene un objetivo: dibujar. Ahora piensa en las cosas que tienes que hacer hoy. ¿Qué sentido tienen? ¿Por qué debes hacer esa reunión? ¿Para reunirte con los clientes o para entender qué necesitan y conseguir los objetivos encomendados?

¿Por qué te levantas cada mañana? ¿Para ir a trabajar? ¿Qué es trabajar? ¿El boli nuevo que necesitas, o el deseo de pintar?

¿En qué puede ayudarte saber diferenciar entre “medio” y “fin”? Esta respuesta solo la tienes tú.

¡Hasta la próxima!

 

Confundir los medios con el fin
Rating 4.0/5 -