¿Cómo ser un buen “GeFe”?

De un tiempo a esta parte, son muchos los artículos que hablan sobre los GeFes u otramente conocidos como Gestores de Felicidad. Día tras día, aparecen nuevos palabros en el sector de los recursos humanos y el desarrollo de personas que intentan etiquetar las nuevas realidades y definirlas de una forma sólida y consistente.

Pero este post de blog no pretende ser uno más. No queremos ofrecerte una lista o reflexión sesuda que encorsete el concepto y lo haga tan rígido que no puedas llegar a entenderlo. ¿Por qué tendemos a encorsetar lo nuevo? ¿Por qué le echamos el lazo y lo aprisionamos en un sinfín de definiciones, con sus correspondientes acepciones, hasta que nos convertimos en unos obsesos de los neologismos, más preocupados por su definición que por su función?

Siendo coherentes con nuestra filosofía, hoy venimos a inspirarte y a que encuentres tu propia forma de ser un “GeFe” o Gestor de Felicidad”. Lo haremos de forma simple, con una pequeña anécdota que, para nuestro gusto, condensa la esencia del GeFe.

Pero antes, como preludio a nuestra historia, dedícale un tiempo a pensar sobre la felicidad. ¿Qué es? No nos referimos a “estar contento”. Nos referimos al sentido más amplio del término. Es complicado encontrar una definición completa, ¿verdad?

¿Entonces? ¿Cómo vas a ser un gestor de felicidad si no sabes qué es lo que tienes que gestionar?

Esta es la pregunta que se hizo el líder de un equipo. ¿Cómo la resolvió? Como resuelven los sabios las dudas, haciendo preguntas. Uno a uno, se fue entrevistando con los miembros de su equipo para descubrir qué les hacía felices, qué era aquello que los ilusionaba y los levantaba por las mañanas.

Las respuestas fueron muy diversas: “Siempre he querido tener tiempo para bucear”, “Pasar tiempo de calidad con la familia”, “De pequeño quería ser cantante de boleros, pero es muy difícil vivir de ello…”. Cada uno de los miembros del equipo tenía algo que lo hacía feliz, que lo ilusionaba. Había veces que tenía que ver de forma directa con el trabajo (“Ser líder de un equipo de personas”) y otras veces no (“me encanta tener tiempo para escuchar mis discos de jazz”).

A simple vista, puede parecer que esta información sea insubstancial, o puede que no. Depende de las manos en las que caiga… si tuvieras este tipo de información en tus manos en relación con tu equipo, ¿qué harías? ¿Qué crees que hizo el GeFe de esta historia?

¡Hasta la próxima, Gestor de la Felicidad!

¿Cómo ser un buen “GeFe”?
Rating 4.2/5 -